.
  • Imprimir

Abuso, acoso y agresión sexual

 El abuso, el acoso y la agresión sexual

Todas las personas tenemos los mismos derechos y uno es el derecho a disfrutar de una sexualidad propia, que sea libre y llana. Este derecho se basa en el respeto a uno mismo, pero sobre todo en el respeto a los otros. La sexualidad es un aspecto íntimo de la persona que va madurando a medida que se van viviendo experiencias. Es, en definitiva, un aprendizaje más de la vida.

Recuerda: Las relaciones sexuales son completamente libres, sólo tienes que hacer aquello que tú y la otra persona deseéis hacer. No te cortes, aprende a decir no.

  • ¿Cuando se es más vulnerable?  La adolescencia es un momento de cierta debilidad en el cual no siempre es fácil que tomes decisiones libremente, sin que éstas se vean influidas por tu entorno. Tienes que aprender a diferenciar los consejos de las personas que te aman de los de aquéllas que te aconsejan esperando sacar de ti algún provecho personal. Es importante que aprendas a decir NO a las propuestas sexuales que tú no quieras practicar libremente y bajo tu responsabilidad. En ese momento, la negociación es el camino más adecuado para llegar a acuerdos.
  • ¿Es amor lo que sientes? 

    Amor es cuando la relación te permite crecer personalmente, cuando cada vez haces más cosas por ti, y eres capaz de escoger hacerlas solo o sola o en compañía, sin que sientas que nadie te ahoga.

    Presta atención para no confundirte. Al principio de la relación, la persona que maltrata suele ser atenta y estar muy pendiente de ti, se interesa mucho por tu vida, te quiere acompañar y venirte a esperar a todas partes...

    Es fácil que pienses que está perdidamente enamorada y a veces es así; pero en algunos casos tanta "estima" acaba convirtiéndose en una trampa, en una manera de controlarte, que no tiene nada que ver con el amor.

    No pienses que los celos son un signo seguro de amor, el amor tiene que ver con sentimientos positivos y de bienestar, no con el sufrimiento.

    ¡Si piensas que hace todo eso porque tú le importas muchísimo, puedes tener razón, pero ve con cuidado, porque si cada vez te pasan más cosas como las que hemos descrito anteriormente, tu pareja te ama de una forma enfermiza y te puede hacer mucho daño!

  • ¿Qué pretende la persona que maltrata? 

    Pretende aislarte de tu entorno, hacerte sentir inseguridad y culpabilidad, que pienses que haces las cosas mal y que no vales nada. De esta manera consigue que aumente tu dependencia y, por lo tanto, su capacidad de dominarte y maltratarte.

    Cuándo la persona maltratada consigue rebelarse, quién la maltrata cambia, pide perdón y se comporta de nuevo con respeto y amor pero, tarde o temprano, es muy probable que empiece de nuevo el círculo de la violencia y que la relación acabe convirtiéndose en una pesadilla constante con periodos alternados de agresiones y periodos de arrepentimiento y promesas de mejora, que nunca llegan a cumplirse verdaderamente.

  • ¿Qué sientes tú? 

    Si estás viviendo una situación de maltrato es lógico que sientas tristeza, culpa, fracaso e inutilidad.

    Es frecuente también que te sientas solo o sola y que te avergüences, que te cueste hablar de lo que vives y tengas mucho miedo de que tu pareja te abandone porque, de repente, te das cuenta de que has dejado a tu grupo de amigos y que la pareja es lo único que tienes.

    El maltrato te hace sentir cada vez más débil y cuanto más dure, más difícil te resultará salir del ciclo de dependencia emocional que se produce. En los casos graves, puedes sentir mucha ansiedad, depresión e irritabilidad; a veces, puedes comportarte tú también con violencia.

    ¡No te tienes que dejar maltratar, pero tú tampoco tienes que maltratar a nadie!

  • ¿Qué consecuencias puede comportar una violación? 

    Una situación como esta conlleva la alteración de toda tu persona. Es muy probable que detectes cambios en tu estado anímico y también en tu estado físico.

    En relación con este último aspecto, hay que descartar lo antes posible, que te hayas quedado embarazada o que tengas una infección de transmisión sexual como consecuencia de la violación.

    Te recomendamos que te pongas en contacto con la unidad de atención a salud sexual y reproductiva del centro de salud de tu zona, con el fin de poder descartar estas posibilidades y recibir la ayuda que necesites para aliviar tu sufrimiento psicológico.

    Es necesario que lo hagas entre las 24 y las 72 horas posteriores a la violación. Ten en cuenta que el embarazo producido por una violación es uno de los supuestos legales previstos para poder recurrir a una interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

  • ¿Dónde tienes que ir si necesitas ayuda u orientación? 

    Si tienes dudas o estás viviendo algún tipo de maltrato en tu relación de pareja, busca apoyo en las personas o servicios que te inspiren más confianza:

    1. Amigos, hermanos, padres, familiares.
    2. Profesores, psicopedagogos, enfermeras de tu centro de estudios.
    3. Tu médico de familia y los profesionales de los centros de atención a la salud sexual y reproductiva de los ambulatorios.
    4. El teléfono de atención del Institut Català de les Dones es: 900 900 120.
      [Ver la web de l'Institut Català de les Dones - línea de atención a las mujeres en situación de violència.]

    Aunque tengas vergüenza y miedo de hablar de estos problemas, no hacer nada puede afectar negativamente a tu vida y a la de las personas que te aman de verdad. Cuanto antes te pongas en marcha, menos sufrirás. No te sientas culpable ¡Siempre puedes salir de esta situación si te lo propones de verdad!